Aller au contenu - Site contrasté
¿Soy beneficiario de Ayudas Covid?

La Semana de la Moda 2021, que presentó las colecciones primavera-verano 2022 de diseñadores y modistos del 27 de septiembre al 5 de octubre de 2021 en París, fue una oportunidad para que la industria de la moda -considerada una de las más contaminantes del planeta- demostrara sus iniciativas para reducir el impacto ecológico y sus compromisos cada vez más responsables.

Hoy en día, las cuestiones relacionadas con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) son cada vez más importantes para las empresas. Esto trae a colación la pregunta: ¿cómo podemos asegurarnos de que se respetan las normas éticas y medioambientales cuando nosotros, como compradores, no tenemos visibilidad sobre toda la cadena de suministro de los productos que adquirimos?

Riesgos éticos y sociales

El derrumbe de la fábrica de ropa Rana Plaza en Bangladesh en 2013, en el que murieron más de 1.135 personas, ha puesto de manifiesto los bajos fondos de la producción textil mundial. El llamado edificio Rana Plaza, que albergaba varias fábricas de ropa que trabajaban para varias marcas internacionales de ropa, se derrumbó porque los responsables de la fábrica habían ignorado las instrucciones de evacuación dadas el día anterior, tras la aparición de grietas. Cuatro años después de la catástrofe, Francia adoptó una ley llamada Devoir de Vigilance, relativa a la responsabilidad de las empresas.

Además de estas condiciones de trabajo peligrosas, la ley también prohíbe el trabajo forzoso, incluyendo el Convenio 29 de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, que define el trabajo forzoso como todo trabajo o servicio exigido a una persona bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicha persona no se ha ofrecido voluntariamente.

Existen varias formas de trabajo forzoso que pueden ser ordenadas por un superior u organizadas a escala nacional, como:

  • Obligar a un trabajador a trabajar bajo amenaza de sanción o castigo;
  • Confiscación de los documentos de identidad de los trabajadores;
  • El pago de una fianza/garantía financiera por parte de los trabajadores;
  • Retención de salarios, retraso en el pago de los mismos o impago de horas extras;
  • El uso de subcontratos que no pueden ser rescatados por el trabajador;
  • No hay libertad de movimiento durante y después del horario de trabajo;
  • Trabajo forzado de horas extras. Utilización de mano de obra penitenciaria ilegal.

El caso de Ilham Tohti, economista uigur encarcelado desde 2017 por el gobierno chino por denunciar las condiciones de explotación de su pueblo, es típico de lo que está ocurriendo. Su hija, Jewher Ilham, que hace campaña por su liberación y continúa la misma lucha que su padre, dijo que «en el mercado textil mundial, casi una de cada cinco prendas de algodón está teñida por la esclavitud uigur».

Este riesgo es mayor ya que las marcas suelen tener dificultades para controlar su cadena de producción, caracterizada por una serie de intermediarios y subcontratistas, ya que en la época de la cosecha cientos de miles de funcionarios, estudiantes y escolares se ven obligados a ir a los campos a recoger el algodón. Al no tener etiqueta de origen, el algodón uzbeko puede encontrarse en cualquier producto si no se rastrea.

¿Qué pueden hacer los compradores para reducir los riesgos sociales?

Para el comprador, se trata de redoblar la vigilancia y estar muy atento durante el proceso de compra, se recomienda recurrir a las auditorías sociales en las plantas de producción, la mayoría de las veces realizadas por una organización tercera, como Intertek, Smeta o Wethica. La supervisión in situ de las prácticas de RSC debe incluir una inspección visual, entrevistas y análisis de documentos para verificar las condiciones de trabajo, la seguridad y la edad de los trabajadores. El comprador también puede utilizar workers voice, soluciones tecnológicas que recogen información sobre las condiciones laborales directamente de los trabajadores mediante teléfonos móviles, para saber si cumplen la normativa.

Los compradores también pueden remitirse a la etiqueta de la Fundación Vestir lo Justo (FWF), que es una de las únicas etiquetas independientes que garantizan el respeto de los derechos humanos y unas condiciones laborales seguras para los trabajadores de las fábricas de ropa. La FWF también aborda la cuestión de los salarios dignos. Su herramienta «escalera salarial» permite comparar el salario mínimo y el salario vital estimado en cada región del mundo. Los equipos de la FWF trabajan de forma constructiva con las fábricas para tratar de cerrar la brecha entre el salario digno y el salario mínimo.

Finalmente, un último punto de vigilancia debe ser la remuneración justa de los productores y trabajadores de la cadena de suministro. La mayoría de las veces, las prendas se fabrican en países en los que el salario mínimo es muy inferior al salario digno, lo que condena a los trabajadores a hacer muchas horas extras para sobrevivir. Esta situación, aunque muy compleja, puede superarse con la ayuda de etiquetas que permitan desplegar el Comercio Justo en la cadena de suministro textil.

Riesgos medioambientales: contaminación

Según el informe de la Fundación Ellen MacArthur, una tonelada de productos textiles (de todo tipo de materiales) genera 17 toneladas de CO2 equivalente. Esto es más de lo que produce el transporte aéreo y marítimo juntos.

En efecto, si recorremos la cadena de transformación de una prenda, muchas etapas son fuentes de contaminación atmosférica, marítima y terrestre: la producción de fibras naturales con la cría o el cultivo, la producción de fibras sintéticas, la transformación de la materia prima en hilo (hilado), el tejido, el acabado, la confección, la distribución con su transporte y el mantenimiento.

Según la ONG Stop! Micro Waste, la ropa sintética es la principal fuente (35%) de contaminación por microplásticos de los océanos. Esto se debe a que las micropartículas de plástico se desprenden y contaminan los océanos.

Además, el cultivo del algodón, que mucha gente cree que es más respetuoso con el medio ambiente, es en realidad engañoso y presenta muchos riesgos, ya que el algodón es una planta que consume mucha agua y su cultivo está relacionado con la desecación del mar de Aral. El uso de plaguicidas es también una cuestión importante: como el algodón es principalmente un OMG, es una amenaza para la biodiversidad y los agricultores. En la India, los transgénicos son la causa de la mayor quiebra de familias campesinas y de una de las mayores oleadas de suicidios del mundo.

¿Qué pueden hacer los compradores para reducir los riesgos medioambientales?

En primer lugar, deben favorecer las fibras responsables, como el lino, el cáñamo o el lyocell. Para reconocer si una fibra es responsable o no, es necesario considerar su funcionalidad, si respeta los derechos humanos, su trazabilidad y métodos de producción, su reciclabilidad, su precio justo, el bienestar de los animales y su impacto medioambiental. Por ello, si necesita utilizar materiales menos ecológicos, como el algodón o las fibras sintéticas, debe elegir materiales reciclados o de cultivo ecológico.

Para garantizar que los métodos de producción sean más respetuosos con las personas y el medio ambiente, es importante confiar en las etiquetas exigentes. Además, hay que garantizar la calidad de los productos para que su uso sea sostenible en el tiempo. El comprador debe exigir a los proveedores total transparencia en cuanto a la composición de los productos, los procesos de fabricación, la subcontratación y los países de producción, para gestionar mejor los riesgos.

El proveedor debe presentar sus acciones para controlar los derechos humanos y los abusos medioambientales en su cadena de suministro, así como sus acciones de RSC. También debe presentar sus esfuerzos para limitar el impacto medioambiental de los productos, especialmente en los procesos de tintado, acabado y lavado. En cuanto al reciclaje de la ropa, que también es muy importante a la hora de pensar en estrategias de RSC y en el análisis del ciclo de vida, la «segunda vida de nuestra ropa» debería ocupar un lugar destacado para reducir considerablemente el impacto medioambiental de los productos textiles.

Sin embargo, una proporción muy pequeña de la ropa enviada para su reciclaje se convierte en ropa nueva, un proceso conocido como «reciclaje de material a material». Los viejos jerseys de lana, por ejemplo, pueden convertirse en alfombras, y la cachemira reciclarse en trajes.

¡Para más información, contacte con nuestros expertos!